IT’S TIME TO TAKE ACTION TOGETHER
Optional Member Code

Ayudas para Homilías (Ciclo A)

En esta sección publicaremos  recursos para las homilías y otros materiales que ayudarán aintegrar los contenidos de Laudato Si’ en las homilías de la misa dominical. Estos recursosincluirán  lo siguiente: 

  • Las lecturas del día
  • Citas relevantes de Laudato Si '
  • Breve comentario
  • Ejemplo de  las oraciones de los fieles
  • Ejemplo de una  nota para el boletín parroquial

Para recibir estas ayudas para homilías una vez al mes a su buzón de correo electrónico, suscríbase!


Si tiene preguntas o comentarios, por favor escríba a info@catholicclimatecovenant.org. Estas homilias son escritas por el Equipo de Fe Integral, el cual es un grupo de trabajo de la Asociación de Sacerdotes Católicos de Estados Unidos.

Por ayudas para homilias por Ciclo C, 2016 aqui.
Version of this page in English here.

Noviembre del tempo Ordinario (Ciclo A 2017)

Las Lecturas de las Escrituras para este mes nos desafían a entrar en una relación mas profunda con Dios, siguiendo a Jesucristo con la caridad y la justicia. Este no es un compromiso opicional o periférico para la Iglesia. Tampoco se puede reducir a una dimensión privada de la vida. La acción en defensa de la dignidad humana y en apoyo de la justicia restaurativa y la paz están en el centro de nuestra fe. 

Para acceder a los recursos para la homilía y la liturgia de un domingo o fiesta específica haga clic en el enlace correspondiente:

Comentario 

Octubre del Tiempo Ordinario (Ciclo A 2017)


Dos temas se resaltan durante el mes de octubre en las lecturas de la biblia. Uno, las promesas proféticas de la redención, presentadas en forma de una gran fiesta, aparecen en las parábolas de Jesús que anuncia que el cumplimiento de los tiempos ya llega. Estas parábolas desafían a los lectores para responder a la invitación de Dios. Segundo, se refiere a la tensión en aumento entre Jesús y las autoridades judías. Al reflexionar en lo que está sucediendo con nuestra casa común, vemos cumplimiento o disolución? Podemos aprender del ejem[lo de Jesús, quien confrontó la opinión popular, al igual que las élites de su tiempo, para anunciar, no lo planes humanos, sino los de Dios?

Para acceder a los recursos para la homilía y la liturgia de un domingo o fiesta específica haga clic en el enlace correspondiente:

Septiembre del Tiempo Ordinario (Ciclo A 2017)

Las lecturas de la Sagrada Escritura durante septiembre nos animan a ampliar nuestra visión. Los profetas nos recuerdan que los pobres y los necesitados, son también miembros de la comunidad. Las parábolas de Jesús, nos desafían a mirar con la mirada de dios.

El comentario para los domingos de este mes, se nutre de temas como el bien común y la ecología integral, que el papa Francisco enfatiza en Laudato Si' como caminos para ampliar nuestra visión, a la luz de los signos de los tiempos.

Para acceder a los recursos para la homilía y la liturgia de un domingo o fiesta específica haga clic en el enlace correspondiente:

Agosto del Tiempo Ordinario (Ciclo A 2017)
  • Domingo 21 del Tiempo Ordinario (27 de agosto)
  • Domingo 20 mo del Tiempo Ordinario (20 de agosto)
  • Domingo 19no del Tiempo Ordinario (13 de agosto)
  • Fiesta de la Transfiguración del Seńor (6 de agosto)

Julio del Tiempo Ordinario (Ciclo A 2017)

Tiempo Pascual (Ciclo A 2017)

La Pascua es la celebración de la nueva vida que Jesús resucitado nos ofrece.  Con la venida del Espíritu Santo recibimos la energía para cambiar nuestras vidas a nivel personal y para enfrentar los problemas que a nivel social tenemos. En el IV capítulo de Laudato Si’, el papa Francisco nos exhorta a estudiar el mundo que nos rodea para auto-educarnos y educar a otros acerca de la situación real del mundo.  Nos llama a impulsar una espiritualidad de santidad personal, responsable en lo fraterno y con respeto por la Tierra. Y nos reta a cambiar nuestros estilos de vida, de tal forma que realmente produzcan una renovación real.

La Cuaresma (Ciclo A 2017)

La cuaresma es nuestra oportunidad anual de refrescar la dimensión espiritual de nuestra existencia y de renovar nuestra identidad como personas bautizadas en Cristo.  Cada año, empieza en algún momento del invierno con sus noches largas y oscuras y termina en la primavera, cuando el mundo que parecía durmiendo, se despierta lleno de brillo y regresando a la vida. Durante este tiempo hacemos la experiencia central de nuestra vida de fe, en todos sus sentidos – el ciclo de la muerte a la resurrección.  Lo que vemos y oímos, lo que tocamos, olemos y gustamos nos indica que algo nuevo va a suceder.  La tierra nos asegura que continuará brindándonos calidez y alimentándonos siempre y cuando nos tomemos la molestia de cuidarla como debe ser.

La Cuaresma nos permite ser desafiados a hacer lo mismo con el espíritu que Dios ha inhalado en nuestros cuerpos.  Nos ‘arrepentimos’ por un período de 40 días.  Somos llamados una vez más a alinear nuestros valores, actitudes y comportamientos con los de Jesucristo.  Durante este tiempo de conversión ponemos especial atención a las “dimensiones sensuales” de la sagrada escritura – la dimensión que confronta toda nuestro ser encarnado – y vemos cómo Dios nos llama a una nueva vida reflejada en la misma creación.  Por su puesto, que eso significa una mirada de fe, y en su llamado a un arrepentimiento ecológico y social, Laudato Si’ también llama a un cambio en nuestra forma de ver y de apreciar el mundo; un cambio de mente y de corazón.El capítulo tercero de esta carta del papa Francisco donde nos invita a cuidar nuestra casa común, resalta una dimensión particular sobre la oportunidad que la cuaresma ayuda a enmendar en nuestra forma de pensar: ¿Estamos ayudando o destruyendo el medio ambiente, y a nosotros mismos, en la forma en que pensamos y vivimos?

Febrero del Tiempo Ordinario (Ciclo A 2017)

Dios llama a que seamos santos, a seguir su camino, el camino de la justicia con todos y de la rectitud de vida.  Este llamado fue anunciado por Moisés, por los profetas y por Jesús.  Más que profeta, Jesús promete caminar a nuestro lado y apoyarnos en el camino.  En nuestro mundo muchas fuerzas poderosas aparecen amenazantes para el pobre, el débil y para la creación misma.  Con Jesús a nuestro lado, renovemos nuestro compromiso de recorrer el camino del disimulado.

Enero del Tiempo Ordinario, Ciclo A (2017)

La humanidad entera y la creación en su totalidad son producto del amor de Dios; por eso estamos invitados a ser corresposables junto a Dios en la forma que cuidamos de esta generación nuestra y las venideras y en la forma que cuidamos de nuestro planeta y el universo entero, que constituyen nuestra casa común.

La Navidad, Ciclo A (2016-2017)

La Navidad es un tiempo de celebración. ¡El momento preparado por Dios desde la creación del mundo ha llegado! Cuando comparamos la forma como celebramos hoy la Navidad con los relatos del nacimiento de Jesús en el Evangelio, la sencillez de ese día transcendental para la historia de la humanidad nos llama la atención.  Contemplamos a María y su apertura a la voluntad de Dios, a José y su determinación de permanecer junto a María, y a un niño que es el sacramento vivo del amor de Dios por nosotros. No había todas las tiendas que tenemos hoy en las que gastamos desenfrenadamente. No había que ordenar postres hechos de frutas orgánicas ni tampoco había que ordenar ropa de diseñadores exclusivos para vestirnos durante las festividades de la Navidad. Durante esta temporada navideña, tratemos de concentrarnos en lo esencial.

Para acceder a los recursos para la homilía y la liturgia de un domingo o fiesta específica haga clic en el enlace correspondiente:

Adviento, Ciclo A (2016)

En los hogares, negocios y calles de las ciudades en los Estados Unidos el cambio de hora nos anuncia que necesitamos más luz porque hay más horas en las que reina la oscuridad.  En nuestras iglesias encendemos velas de la corona de Adviento, una luz nueva cada semana para simbolizar nuestra certeza de que pronto los días comienzan a alargarse y la luz volverá. Estas pequeñas luces son como la poesía de Isaías, quien escribió su profecía  durante un tiempo oscuro del reino de Judá. Todos los domingos de Adviento leemos las palabras de Isaías porque reflejan nuestra esperanza por la justicia, la paz y la armonía que sólo Dios puede traer a nuestro mundo. Estamos a la espera del nacimiento de un niño que se llamará Emmanuel "Dios con nosotros." Estamos a la espera del nuevo día que ese niño trae a nuestra tierra angustiada y despojada. 

En su tiempo Juan el Bautista era "la voz de uno que clama en el desierto." Hoy en día  tenemos el ejemplo del Papa Francisco, quien llama la atención sobre la difícil situación de los pobres, nuestra propia necesidad de esperanza y la ruina que hemos infligido a la Tierra misma. De hecho, nos recuerda el Papa, "el medio ambiente humano y el medio ambiente natural se deterioran juntos." Así como María y José  cuidaron del niño Jesús,  nosotros podemos seguir su ejemplo y cuidar de nuestro mundo, viendo a Cristo en los pobres y en la creación. De hecho, afirma el Papa Francisco elocuentemente que el respeto y atención a cada ser vivo y a la naturaleza es parte de la auténtica espiritualidad cristiana. En este Adviento abramos los ojos y los oídos para estar atentos a las formas como Dios se nos revela cada día.